Rodrigo Lira

Es todo un personaje dentro de la literatura chilena. Se trata de RodrigoLira (Santiago, 1949 – 1981). Un

Rodrigo Lira
Rodrigo Lira

irreverente polémico y loco, cuya poesía no debe ser excluida, ni obviada dentro de las antologías poéticas chilenas. Su carácter solitario y esa manía de la reacción exagerada frente a los autores que eran sus contemporáneos, lo llevaron a cometer algunos excesos, como corregir, hasta la fatiga, una novela del también escritor Enrique Lihn, su contemporáneo. El atrevimiento de Rodrigo, fue respondido por Enrique Lihn con un soneto que expresaba su disconformidad:

«Halagándome siento don Rodrigo
de un ejemplar de vuestra mano pía
– La Orquesta de Cristal – se me confía
a mi que (¿soy su autor?) mi buen amigo.

Veo que ese pasquín le importa un higo
Lira, pues de otro modo no sería
Plausible que se enferme de miopía
Mendandolen la plana que le digo:

Enrique Lihn – mi invento – el escribano
De erratas tales y a granel, le tiende
Confusamente mi interpósita mano.

Ha trabajado usted como un enano
Y eso, Lira ejemplar, muy bien lo entiende
Otro gigante, Respetable Hermano.»

El soneto tiene dos firmas, la del mismo Enrique Lihn y la del álter ego de este y protagonista de la obra «La Orquídea de Cristal» Gerardo de Pompier.

Rodrigo Lira estaba loco, literalmente. Los médicos le habían diagnosticado «esquizofrenia hebrefénica». Un desorden mental que influyó en su decisión terrible del 26 de Diciembre de 1981, cuando cumplía 32 años y se suicidó. Y esa locura, ¿también influyó en su excelente poesía?. Seguro. Un autor puede ser influido directa o indirectamente por su propia enfermedad, pero eso no lo hace mejor, ni peor, simplemente lo hace más humano. Rodrigo Lira fue un exponente de la poesía con visos de cultura pop, de una escritura nada pulcra, desordenada, como su mente, desprovista de la claridad lírica de autores como el mismo Lihn. Y es precisamente la forma, los trazos que hace con las palabras, lo que dibujan un mapa sin norte ni sur, de sus temáticas con muchos contenidos: social, emocional, personal, entre otros. Leído, un poema de Lira puede resultar al oído, lo más atípico a un poema, pero las mismas palabras se resisten al sonido de ser solo palabras y se convierten, gracias al ritmo que él sabía controlar perfectamente, en un diálogo fluido, dentro de uno
mismo, con el autor y su pensamiento. A pesar de esto, la sensación que deja después de su lectura, es de estar frente a un túnel muy oscuro. Quizás la mejor palabra para definir esa sensación es vértigo. Y es al vértigo al que hace alusión Roberto Merino, en el prólogo de un libro póstumo del autor, publicado como reedición en 2003, llamado: «Proyecto de Obras completas». Este mismo, ya había sido publicado por primera vez en 1984, editado y compilado por Enrique Lihn y Oscar Gacitúa, con una tirada de 500 ejemplares. Esta obra tiene su origen en una carpeta que Rodrigo elaboró cuidadosamente con varios de sus poemas, para participar en el concurso de poesía de la Municipalidad de Santiago y que envió poco antes de morir. Oscar Gacitúa, conserva, además, la obra pictórica de Rodrigo Lira, que no es menos impactante que su obra poética. Con intrincamientos y laberintos insondables. Eso sí. En ambas hay una mirada bien definida, ni profunda, ni marcada, solo bien trazada, hacia lo abstracto. Lira es uno de esos autores de vidas intensísimas, que dejan una huella y una tremenda inquietud por los ríos desbordantes de talento, que navegaban en medio de horribles pantanos de soledad, licor y demencia. Su poesía es una parte importante en la historia literaria chilena, como ya lo dije, pero no por la intensidad de su vida, no por el odio tan cercano al cariño que expresaba por sus contemporáneos, como el mismo Lihn y que generaba tanta polémica entre los de su generación, sino por
la capacidad, en medio de los evidentes problemas que tenía, de transmitir esa misma intensidad, desordenada y febril, en una obra que hoy debe ser leída con respeto y considerada con actitud atemporal. Rodrigo Lira puede estar tan vigente para los lectores hoy, como lo estuvo para los amigos y colegas de clandestinidad de su época (entiéndase Gregory Cohen, Roberto Brodsky, Mauricio Electorat, Francisco Zañartu y Diego Maquieira, entre otros). Clandestinidad por gusto y no por necesidad. Cuando todos eran más jóvenes y hacían juntos locuras, mucha literatura y veían decaer a un hombre que era la encarnación misma de la locura vuelta extravagancia poética.


MUESTRA DE POESIA DE RODRIGO LIRA

Nada ha muerto
sólo mi mirada
Desolada
Os digo que nada ha muerto
Que me jugué las cartas,
Los poemas
Y todo se carcome
Hasta la bestial soledad
El inencontrable muerto amor,
Que no vale la pena
Un vino tibio. Rojo
Alegorías
La puerta se ha cerrado.
De ahora referencias

Los golpes hermano, los rudos golpes
En la crónica roja documentando
Mi silencio
Los golpes hermanos, los rudos golpes.

COMUNICADO
A la Gente Pobre se le comunica
Que hay Cebollas para Ella en la Municipalidad de Santiago.
Las Cebollas se ven asomadas a unas ventanas
desde el patio de la I. Municipalidad de Santiago.
Tras las ventanas del tercer piso se divisan
unas guaguas en sus cunas y por las que están un poco más abajo
se ve algo de las Cebollas para la Gente Pobre.
Para verlas hay que llegar a un patio
al patio con dos Arboles bien verdes
después de pasar por el lado de una como jaula
con una caja que sube y baja
después de atravesar una sala grande con piso de baldosas
y con tejado de vidrio
con unas señoritas detrás de unos como mostradores
después de subir unas escaleras bien anchas
después de pasar unas puertas grandes
en la esquina de una plaza que se llama»de Armas»,
en la esquina del lado izquierdo
de una estatua de un señor a caballo, de metal,
con la espada apernada al caballo
para que no se la roben y hagan daño.
Ahí, debajo de las ventanas con las guaguas,
están las Cebollas.
No sé si podra conseguir
unas poquitas.
El caballero que maneja el ascensor ese, con paredes de reja,
me dijo que eran para la gente pobre.
Después, dijo algo del Empleo Mínimo.
Yo tenía que irme luego a comprar un plano de Santiago y una máquina de
escribir.
(sucedido y escrito en junio de 1979).

SOBRE RODRIGO LIRA
Rodrigo Lira nació en Santiago en 1949 y realizó sus estudios en el colegio Verbo Divino y luego en la Escuela Militar. Intentó varias carreras universitarias: sicología, filosofía, arte y lingüística. Su campo de actividades se centró en el ex-pedagógico de la Universidad de Chile, al cual llamaba su «nicho ecológico». Su trabajo poético tuvo difusión en el ámbito universitario y en revistas literarias publicadas por pequeñas agrupaciones surgidas en los años ‘80. Durante su vida ganó algunos concursos, siendo el más significativo el organizado por la revista «La Bicicleta» en 1979, triunfando con el poema «4 tres cientos sesenta y cincos y un 366 de onces». A temprana edad se le diagnosticó esquizofrenia, la que influyó de manera decisiva en los principales aspectos de su vida. Pero nunca perdió la característica del humor y el sarcasmo. Fue un hombre necesitado de mucho afecto y quizá sea por eso que su manera de vestir o lucir su figura era una permanente necesidad de llamar la atención. Esto también se manifestó en su obra poética. De hecho en sus presentaciones -como recuerda Roberto Merino- «Lira se presentaba en los escenarios con un grueso rollo de papel, que se iba desparramando por el suelo en la medida en que leía». Poco antes de su suicidio el 26 de diciembre de 1981, a los 32 años, se presentó en el programa de televisión «Cuanto vale el Show», donde interpretó un parlamento de Otello de manera excéntrica y gesticulaciones sobreactuadas. Tras su muerte sus amigos y pequeños grupos literarios transformaron a Rodrigo Lira en una especie de mito urbano-transgresor.

1 comentario

Añade el tuyo →

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.